Bogotá, 3 de agosto de 2022

La reforma tributaria que impulsará el gobierno de Gustavo Petro, la cual presentará a la legislatura y estará en funcionamiento a partir del 20 de julio, plantea en algunos de sus puntos concentrarse en buscar recursos entre los que tienen ingresos superiores a 10 millones de pesos, revisar iniciativas como quitar varias excenciones, plantear gravámenes a bebidas azucaradas y bajar base del impuesto al consumo de telefonía móvil, entre otros.

Esta última propuesta es ampliar la base gravable de planes de celulares de 1 o 2 unidades valor tributario (UVT), lo que haría que el gravamen lo pagarían planes desde los 30.004 pesos si se cobra desde una UVT o desde 76.008 pesos si la base baja a2 UVT. Para los evasores de esta iniciativa, habrá consecuencias severas, incluyendo en los casos más graves la cárcel.

De igual forma, el nuevo gobierno anunció cambios en la valoración de los patrimonios como el costo fiscal, lo cual beneficiará a quienes tienen sociedades, personas jurídicas creadas especialmente para que tengan un valor nominal muy bajo, que no refleje su verdadero valor de mercado.

El impuesto al patrimonio también está contemplado, se busca que aplique desde los 1.000 millones de pesos y a las 4.000 fortunas personales más grandes. “Hay demasiados impuestos sobre las empresas y no sobre las personas físicas, y abordar el tema de impuesto sobre la renta es fundamental si queremos que el sistema sea más progresivo”, expresó José Antonio Ocampo, el próximo ministro de Hacienda.

Para el sector de Agricultura, se contemplan medidas que harán parte de la reforma agraria, como incrementar los impuestos para los propietarios del campo que no aportan lo suficiente. Y se mencionó un posible impuesto a los bancos que busca gravar los beneficios extraordinarios que se den por la subida de las tasas de interés, con el fin de que las utilidades bancarias sean similares a las del sector productivo.

 

 

Abrir chat