El Proyecto de Ley 010 de 2020, el cual busca hacer modificaciones al sistema de salud, ha sido motivo de desacuerdo por parte de la ciudadanía, el personal del área de la salud y el Gobierno Nacional; mientras el ministro de Salud y Protección Social, Fernando Ruíz Gómez asegura que la iniciativa es positiva y beneficiosa, puesto que daría la opción de hacer modificaciones al sistema de salud para que sea más justo, por su parte representantes del gremio en Colombia, insisten que la reforma se enfoca en beneficiar a las Entidades Promotoras de Salud-EPS y no a los afiliados y trabajadores, es decir se les daría más poder al convertirlas en aseguradoras por encima de los entes territoriales.

Si bien las diferencias no han llegado a un acuerdo y luego de 12 audiencias el Proyecto de Ley aún sigue en trámite por parte de las comisiones conjuntas de la Cámara de Representantes y el Senado, para determinar si el articulado avanza o se archiva, esta inconformidad ya cumple 22 días de protestas en el país, luego de los diferentes bloqueos presentados por la presunta reforma tributaria.

¿QUÉ DEFIENDE EL MINISTERIO DE SALUD?
Algunas de las especificaciones de la necesidad del Proyecto de Ley y la reforma al sistema de salud, por parte del Gobierno Nacional son:
⦁ Las EPS tendrán mejores manejos en su administración y podrán ejecutar cambios sustanciales para el modelo de atención con énfasis en la prevención.
⦁ Busca la consolidación de una política para fortalecer los hospitales públicos y se abrirá un proceso de depuración de EPS y aseguradoras que no cumplan.
⦁ Se consolidaría la soberanía sanitaria.
⦁ Apoyaría el recurso humano en salud, a una contratación adecuada para ellos.
⦁ Mejoraría la seguridad sanitaria, prevención y manejo de nuevas emergencias.
⦁ Las modificaciones serán de naturaleza financiera y de territorialización.

¿A QUÉ SE OPONE EL PERSONAL DE LA SALUD?
En paralelo a estas necesidades manifestadas por el Gobierno Nacional, por lo que requieren una inminente reforma a la salud, los integrantes del gremio han expresado su desacuerdo en los siguientes puntos:
⦁ No ven la necesidad de reglamentar la Ley estatutaria de salud de julio de 2020, puesto que sus modificaciones distraen de la situación actual que vive el país.
⦁ “El proyecto no es una reforma sino un ajuste a mecanismos ya existentes y en el caso de las EPS no cambia su función, ni crea nuevas fuentes de financiación ni modifica los presupuestos, es decir que solos son ajustes y no una reforma integral”, (Juan Carlos Giraldo, director de la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas- ACHC).
⦁ “La reforma fortalece el negocio de las EPS, creando monopolios y permitiendo la entrada de capitales extranjeros, debilitando la red pública de hospitales”, (marchantes).
⦁ La población pagaría innumerables servicios, procedimientos, medicamentos y tecnologías que no califiquen como de alta prescripción y bajo costo, (Femédica).

LO QUE SIGUE EN MATERIA DE SALUD EN COLOMBIA
Las condiciones del sistema de salud del país no han sido ni son las mejores, además considerando la actual emergencia sanitaria que vive el territorio nacional, por causa del Covid-19, ha hecho que el personal médico requiera de un mejor apoyo financiero y de condiciones laborales, que permitan una prestación del servicio de salud más adecuada y oportuna.
En este sentido el Gobierno Nacional ha manifestado la necesidad de una reforma a la salud, para lograr garantizar estos requerimientos, adicional al incremento de las deudas que tiene a la fecha el sector de la salud, las cuales están en $11 billones y la Administradora de los Recursos del Sistema General de Seguridad Social en Salud (Adres) ha logrado auditar $8 billones, según afirmó el ministro de Salud, Fernando Ruiz.

Por otra parte más de 300 proposiciones dadas desde todos los sectores, se han analizado desde marzo para llegar a un acuerdo entre los congresistas ponentes y los representantes del sector médico, sobre las mejoras que se deben aplicar a dicha reforma, para garantizar el mejor resultado a favor del gremio de la salud y sus usuarios, no obstante la reforma a la salud no tuvo garantías para la oposición puesto que lejos de solucionar los problemas estructurales del sistema de salud colombiano, agravaba la delicada situación de los hospitales públicos en el país, en tal sentido el proyecto finalmente se hundió, concluyó la oficina de información y prensa de la Cámara de Representantes.

Leave a Comment
Abrir chat